Cartas al director: “Salto sin paracaídas”

Compartimos de manera integra la carta al director publicada hoy en el Cuerpo A del diario El Mercurio, en donde Nicolás Fehlandt, Gerente General de Fundación Coanil y Cristián Glenz, Director Ejecutivo del Pequeño Cottolengo abordan las dificultades y desafíos que viven nuestras niñas, niños y jóvenes en situación de discapacidad intelectual, al momento de realizar su transición a la adultez.

“Salto sin paracaídas”

Señor Director:

El Mercurio ha puesto en evidencia la difícil situación que enfrentan los jóvenes de residencias del Sename que al cumplir 18 años son egresados desde sus residencias de protección y dejados a su suerte, muchas veces incluso en situación de calle.

Tan dramático como lo anterior es lo que enfrentan los jóvenes con discapacidad intelectual de residencias del Sename que cumplen la mayoría de edad. En este caso, dado que la gran mayoría de ellos no cuenta con las competencias para la vida independiente, su “egreso” al cumplir los 18 años consiste en la derivación a residencias en convenio con el Servicio Nacional de la Discapacidad, SENADIS, lo que injustamente para ellos implica una reducción a la mitad de los recursos que el Estado destina a su apoyo, sin ninguna justificación técnica. 

Hasta hace un par de años atrás, estos jóvenes con discapacidad intelectual sin autonomía para vivir por su cuenta, permanecían bajo el amparo del Sename toda su vida, y correctamente la política pública quiso separarlos en su atención pasando a depender del SENADIS. Sin embargo, lo anterior no justifica la ausencia de un proceso planificado y gradual que considere las necesidades particulares de cada persona. Tampoco justifica la reducción drástica de recursos para su apoyo que, por el contrario, sigue siendo tanto o más demandante de recursos a medida que pasan los años. 

La realidad descrita ha sumido en la crisis la transición hacia la adultez de estos niños, niñas y adolescentes. Un país que declara haber hecho de la dignidad de las personas su motivación principal, no puede continuar justificando la precarización creciente del trabajo que se desarrolla en las residencias a las que se ha encomendado el cuidado de jóvenes y adultos con discapacidad intelectual.

Hacemos un llamado enfático a las autoridades a corregir a la brevedad esta situación que afecta enormemente los derechos y la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, y evitar así que sigan haciendo saltos sin paracaídas. 

Nicolás Fehlandt

Gerente General Fundación Coanil

Cristián Glenz

Director Ejecutivo Pequeño Cottolengo

0 comments on “Cartas al director: “Salto sin paracaídas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *