La Nueva cara de Ceibos

Es mediodía en el Hogar Los Ceibos en la comuna de Colina. El sol ilumina casi en su totalidad el enorme predio compuesto por jardines y pabellones que dan forma a una de las residencias más grandes del país otorgándole apoyos a las personas en situación de discapacidad intelectual.

Puntualmente de las 12:00 P.M. ingresan por el acceso principal del hogar una pareja de amigos quienes a medida que avanzan en dirección a la administración saludan a los muchachos que con curiosidad se acercan para averiguar quiénes son estos visitantes. Ellos son Catalina Aguilar, diseñadora teatral de la Universidad de Chile y Simón Briceño, cineasta.

No es su primera visita a Ceibos y de hecho su presencia en el hogar para otros residentes es casi familiar. Hace tres meses Catalina y Simón comenzaron un trabajo que los ha llenado de orgullo y que de hecho comienzan a despedir. Están en el hogar para afinar los últimos detalles a una serie de murales que han diseñado y que son parte de proyecto financiado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, gracias a la adjudicación de un Fondart para la creación artística.

Para Catalina esta residencia y sus particulares moradores no son algo ajeno, Coanil ha estado presente en su vida desde sus primeros años de vida, su madre es parte del equipo profesional que trabaja en la residencia desde antes que ella naciera, por esa razón el vínculo con la fundación ha estado siempre latente.

“Yo no estudié psicología, terapia ocupacional o asistente social, que son los profesionales que en su mayoría conforman el equipo de Ceibos, pero siempre tuve la intención de poder aportar algo desde mi área”, señala Catalina. 

Gracias a su trabajo en el teatro y a su experiencia pintando murales en las calles del tradicional Barrio Yungay, surgió la idea de realizar una serie de murales al interior del hogar. “Queríamos romper con la monotonía del espacio, darle vida a esos muros grises con paisajes de Chile, rincones que ellos aún no tienen la posibilidad de conocer”, indica la artista mientras abre la bodega donde guarda las herramientas.

Los niños y jóvenes al recorrer el hogar son agasajados por estas nuevas formas y colores alusivos a la naturaleza de nuestro país, como la imponente pieza trazada por la Cordillera de los Andes poblada de araucarias transportándonos al sur de nuestro territorio. “No quisimos hacer paisajes realistas. Los chicos tienen una percepción distinta de cómo son las cosas, cada uno es un universo diferente y quisimos que se sintieran estimulados al ver nuestro trabajo”, acota Aguilar.

Si bien este proyecto está en su etapa culmine la idea es continuar trabajando esta línea artística. “Hemos hecho algunas capacitaciones a los profesionales que trabajan al interior del hogar, dándole a conocer la técnica y teoría para seguir creando estos espacios en conjunto con los chicos”, finaliza la diseñadora teatral.

0 comments on “La Nueva cara de Ceibos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *